Parece ser que los directivos de Warner/DC no pueden vivir tranquilos. Acabamos de empezar 2017 y ya vuelven tener un marrón entre manos. Os pongo en situación.

Dentro del calendario de DC, el estreno de la segunda parte de la Liga de la Justicia se dejó para 2019, a fin de tener una ventana de lanzamiento en 2018 para la nueva película de Batman, dirigida por Ben Affleck. Hasta ahora , se daba por supuesto que el actor iba a sentarse en la silla del director, pero las últimas declaraciones de este a «The Guardian» no lo dejan claro: “Esa es la idea, pero hay nada cerrado y no hay guión. Si no se consolida de forma que piense que es algo genial, yo no voy a hacerla.

Ya durante la promoción de su último trabajo como director, «Vivir de noche» dejo entrever que no se dejaría doblegar ante las presiones del estudio: “he invertido más tiempo en ‘Vivir de noche’ que en mis dos películas de DC juntas, y eso es algo que se agradece. No tengo nada en contra de las películas de superhéroes, pero siento nostalgia del tipo de película que homenajea ‘Vivir de noche’, cuando eso era lo que caracterizaba una gran película de Hollywood. Por eso era ahí donde quería invertir mi tiempo cuando no estaba llevando una capa“.

También hace unas tres semanas participó en una charla vía Facebook Live para el New York Times en la que declaraba que aún estaba trabajando en el guión y que bajo ningún concepto daría salida a una película mediocre.

Affleck se ha labrado una solida reputación como director, y como es bien sabido es un fan de los cómics, parece claro que no va a arriesgar su carrera como director por las prisas del estudio. Esperemos que esto se resuelva, y no acaba como el caso de Edgar Wright con Ant-Man o más recientemente Tim Miller con Deadpool 2.