lobo

Los Hombres lobo son criaturas ficticias originarias de cuentos y leyendas medievales en las que un humano, bajo la influencia de la luna, sufría una metamorfosis y era cegado por una sed de sangre incontrolable.

Licantropía:

Concepto y morfología:

De por sí, el término Licantropía hace alusión a una enfermedad mental por la que un hombre cree transformarse en un lobo y actuar como tal. Sin embargo, actualmente se conoce como licántropo no al enfermo mental, sino al hombre lobo real.

Los hombres lobo son personas con un Adn alterado que aunque suelen tener un aspecto y comportamiento normal, en ciertas circunstancias, especialmente bajo el influjo de la luna, sufren una metamorfosis que tornan su mente y cuerpo a un estado mas primigenio, con una imagen lobuna.

Sin embargo, no todos los hombres lobo son iguales y se distinguen varios subtipos, tanto de licántropos, como de estados de transformación. Desde el hombre lobo clásico cuya transformación se limita a un crecimiento de bello facial y corporal y un aumento de los colmillos, hasta una transformación que convierte al licano en una especie de gran lobo cuadrúpedo.

No obstante, estos estados de transformación no responden a subtipos dentro del género, sino a fases evolutivas del licántropo en sí. Esto quiere decir, que en principio, cualquier hombre lobo podría pasar por todos esos estados.

Aunque en cualquiera de sus formas se produce un aumento de la agresividad y voracidad, quizá la forma mas letal se sucede cuando el sujeto adopta una forma de gran lobo bípedo (con una altura mínima de 2 metros). En este estado, posee el equilibrio perfecto entre la ferocidad propia del lobo, a la agilidad del mismo mezclada con la de los homínidos. Además, se sabe que en este estado aún pueden llegar a ser capaces de manejar herramientas humanas, tales como armas blancas, cosa imposible en su última fase de transformación conocida como Jauría, que es la de una especie de lobo gigante.

formas

Sobre su ferocidad y pérdida del raciocinio, parece estar directamente vinculado con el proceso de transformación. Hemos de tener en cuenta que durante el cambio (que puede durar desde apenas un minuto a varias horas) el individuo sufre severos desgarros musculares, roturas de tejidos, fragmentación de masa osea y alteración de la masa craneal, dejando así al afectado en un estado de «bajas reservas». Esto quiere decir que la transformación consume tal cantidad de energía que deja al hombre lobo en un estado de shock en el que lo único que prima es el instinto de supervivencia, viéndose por ello obligados ciegamente a consumir alimento para re-establecer sus reservas energéticas.

awil

Este estado de frenesí también se ve influido por el ciclo lunar, especialmente la luna llena. Lo que sucede con la luna es que la luz de esta parece afectar al sistema nervioso del hombre lobo de modo similar al que ciertas luces afectan a personas con epilepsia. No obstante, los licántropos no siempre son seres salvajes e irracionales y pueden llegar a controlar no sólo parte de esos instintos sanguinarios, sino la propia transformación.

Otro de los mitos sobre los hombres lobo es su dolencia con la plata. Si bien este no es el único medio para matar a un licano, si parece que son en modo alguno alérgicos a dicho metal. Es por esto que si son heridos con plata (o se les inyectase nitrato de plata por ejemplo), la zona afectada no se regeneraría con la misma eficacia que lo haría normalmente, pues la capacidad regenerativa de los hombres lobo es muy superior a la humana.

Esta capacidad asombrosa de curación es innata a todos los licanos y encuentra respuesta en la misma causa que provoca la transformación. Esto es, que su organismo esta en constante mutación, la cual se manifiesta en su grado máximo a la hora de sufrir el cambio de forma. De algún modo es como si su sistema estuviese en continua lucha entre la parte genética del lobo y la humana, de modo que al sufrir una herida es como si su sistema inmunológico percibiese «un hueco» en su estructura genética y por eso procediese a reestablecer inmediatamente el organismo, como si el gen lupino del licano intentase tomar el control sobre el cuerpo en principio humano.

Origen de los licántropos: El Virus

A pesar de que existen diversas leyendas sobre la aparición de los hombres lobo en nuestro mundo, la realidad es un tanto diferente de lo que nos muestra el saber popular.

En un principio comenzaron, casi a nivel mundial, a originarse leyendas sobre la existencia de estos seres en la Era Medieval. Existen estudios que hablan de las porfirias (una enfermedad metabólica que afecta a la sangre) como el primer factor a la hora de que la gente de la época, ante la presencia de estos enfermos, encontrase las explicaciones mas extravagantes y místicas. Este caso en concreto, las porfirias, tuvieron especial incisión en la creencia en los vampiros.

Sin embargo, el origen de los hombres lobo es mucho más anterior a esto y está entrelazado con el origen propio del hombre.

En principio, cuando el hombre comenzó a ser hombre (homo sapiens) existía una especie de cánido, un lejano pariente del lobo pero de mucha mayor envergadura. Este depredador parecía tener predilección por aquellos animales que se expandían mas allá de sus territorios originales y, en cierta manera, es como si tuviese un instinto natural para conservar cierto orden de convivencia entre las especies. Por este motivo, parecía inevitable el roce entre este lobo primitivo y el ser humano, ya que este último comenzó a proliferar vertiginosamente por todo el globo.

Aunque primeramente estos lobos daban caza al hombre sin dificultades, el continuo crecimiento intelectual de ellos y el desarrollo de la tecnología (sobretodo para crear armas), provocó que poco a poco la balanza no sólo se fuese equilibrando, sino que el hombre acabó ganando el pulso de esta confrontación y empezó incluso a realizar cacerías y batidas de este temerario depredador. Obviamente, muchos hombres seguían muriendo bajo las fauces de estas bestias, pero consiguieron que este feroz depredador tuviese que aprender a huir y esconderse.

werewolf

De hecho, es esta necesidad de sobrevivir y esconderse la que inicia el proceso evolutivo que termina por crear a los hombres lobo.

En algún momento de esas cacerías, uno de esos «lobos» logró deshacerse de su pelaje (un método de defensa natural de un adn alterado del espécimen que provocaba esta situación bajo extremo estrés) y por este motivo, con una piel desnuda y agazapado, logró pasar desapercibido para los cazadores que intentaban hacer frente a su manada, la cual acabaría exterminada. Esto propicio que el superviviente pudiese unirse a otra manada y al reproducirse perpetuase este sistema de defensa, el cual fue evolucionando y perfeccionándose con el paso de los milenios.

American-werewolf-in-London

Cabe mencionar que existen animales en la naturaleza que adoptan diversas técnicas de camuflaje: desde cuerpos que imitan ramas, a colores que se confunden con el habitat, sonidos que imitan a otras criaturas, etc.

La evolución del camuflaje de estos depredadores hizo posible que estos pudiesen perder su pelaje a voluntad, comenzar a erguirse y ser bípedos y, levemente, conseguir un rostro mas o menos humano. Llegada la Edad Media, la evolución de este camuflaje natural haría parecer a estas criaturas como una especie de leproso un tanto repulsivo.

Pero esto no fue lo único que cambió.

Ya que su especie había sido castigada por el hombre y llevada casi a la extinción, comenzaron a desarrollar otro método de defensa derivado de la Rabia. Esta variante de la Rabia, no sólo provocaba un estado salvaje en el afectado, sino que envenenaba el sistema inmunológico del mordido, destruyendo su hemoglobina y así acabando en muerte. Pero al mismo modo, y no se sabe si como reacción defensiva del sistema inmune humano, comenzó a desarrollarse una simbiosis del gen humano con el de la bestia.

Estos mordidos fueron realmente los primeros Hombres Lobo tal cual los conocemos hoy día. Tras sufrir el efecto de «El Virus», como se conoce al transmisor del gen licántropo, el afectado comienza a desarrollar taquicardia, desorientación e hipersensibilidad ante sonidos y olores. Le siguen convulsiones, alucinaciones, ataques de ira y en gran parte de los casos, la muerte.

Sólo los que superan estas alteraciones parecen conseguir que su organismo asimile la invasión lupina en su sistema, creándose así un nuevo hombre lobo.

En estos casos, si el nuevo licano no recibe tutela por parte de otro licántropo que tenga control sobre su naturaleza animal, es común que el recién transformado acabe volviéndose loco al no comprender lo que le esta sucediendo: convulsiona ante la luna llena y pierde el conocimiento, se despierta desorientado y desnudo (y normalmente ensangrentado o con los restos de sus victimas junto a él), en ocasiones su olfato se agudiza y le provoca nauseas, mareos ante sonidos estridentes que antes no percibía, aumento de la agresividad, etc.

awilc

Por ello, sin el apoyo de una manada u hombre lobo experto, este acabará muerto, voluntaria o involuntariamente.

En cuanto a las manadas, se sabe que existen pequeños grupos de hombres lobo que tratan de mantener su existencia en secreto, habiendo desde grupos neonazis que se consideran purificadores de la raza humana, hasta comunidades ecologistas que consideran que su nuevo don es una responsabilidad para con la madre naturaleza.

Sea como sea, están ahí fuera y son el motivo de que el ser humano, aún hoy día, siga temiendo a la noche, a los bosques y a los lobos…

 

Galería de imágenes: Te adjuntamos las imágenes del artículo y otras más para que puedas visionarlas en mayor tamaño clickando sobre ellas.

*Filmografía relevante: Aullidos, Underworld, Un Hombre Lobo Americano en Londres, Dog Soldiers, Ginger Snaps, Eclipse Total, Van Helsing, La Maldición, Hombre Lobo (2010), Luna Maldita (Bad Moon)

*Fuentes: Esta información ha sido recopilada a través de varias leyendas populares, largometrajes y un libro de creación propia: Mordidos.